Mint of BAIA MARE, Romania
               [Nagybánya, Hungary]


The city of Baia Mare, in Romania (above).

The Mint of Baia Mare is located on the south bank of the Sasar River,
150 meters from the main plaza (below).



The old Hungarian mint of Nagybánya today houses the Archaeological Museum of Maramures
(Muzeul Judetean Maramures) on Monetariei Street, 1-3, Baia Mare, Romania,  43046.     www.maramuresmuzeu.ro/en/archaeology.htm

 

 




Tha main entrance to the Mint is located at number 1,  Monetariei Street, in this view looking east.


Monetariei Street runs along side the south facade of the complex.


The Sasar River runs parallel to the north facade of the complex, to the left and out of view in this photo.


Plaque showing the name of the street.


Other entrances to the old Mint complex from Monetariei Street.


Detail of one of the entrances to the old Mint on Monetariei Street.


Detail of another entrance to the old Mint from Monetariei Street.


Drawing from the 19th century which shows the old Nagybánya Mint, on the south bank of the Sasar River.


Photo of the Mint and river taken from the bridge which appears in the above drawing.


Detail of a 300 meter stretch of the Sasar, just up river from the Mint.  A small
 dike can be seen crossing the river just beneath the bridge of Industriei Street,
possibly indicating the location where the Mint´s dam or weir may have been located.


The northern facade of the complex, which runs parallel to the Sasar River,
 to the right and just out of view in this photo.


Panoramic view of Baia Mare from the nearby hills, with the Mint shown by arrow.


Detail of the previous photo, with the Mint´s north facade visible to the left and in front of the Reformed Basilica.


View of the Mint´s central patio, showing the arches of the north building,
which contained the departments for mechanized coining.


The north building, in a photo from the 19th century.


The eastern most extreme of the north building..


The eastern end of the Mint's central patio.


Another view of the central patio, looking east.


View of the central patio, looking west.


View of the central patio from the upper level of the north building, looking west.


One of the doors to the coining rooms in the north building,
with a bell and the mintmark -two crossed hammers- above the door.


Detail of the mintmark above the door.


Door to the Mint's treasury, on the upper floor of the north building.


View of the main entrance to the Mint from the inside of the complex,
with the Reformed Basilica in the background.


Detail of the Reformed Basilica through the Mint's main gate.

 

THE MINT OF BAIA MARE, RUMANIA

     La Ceca húngara de la ciudad de Nagybánya [Nagy = grande; Banya = mina], (hoy Baia Mare, Rumania), mecanizada en 1579, es particularmente interesante para la historia de la Ceca de Segovia.  Fue una de las catorce casas de la moneda que fueron mecanizadas antes de puesta en marcha de las máquinas del Real Ingenio en 1585.  Es otro ejemplo paralelo al segoviano de la temprana mecanización en una industria compleja, como es la acuñación de moneda que, según proponemos, fue el más avanzado de los procesos industriales del siglo XVI.  El uso de los ingenios de acuñar por laminación, movidos por grandes ruedas hidráulicas, implicaba la construcción de nuevas fábricas o plantas industriales donde cada labor del proceso mecanizado tenía su departamento correspondiente.  Las primeras cecas mecanizadas con sus especiales características, podríamos decir, marcan el nacimiento de la moderna planta industrial 200 años antes de la Revolución Industrial.

     La Asociación Amigos de la Casa de la Moneda de Segovia ha propuesto que el Real Ingenio sea reconocido como la fábrica industrial más antigua, avanzada y completa que se conserva de la humanidad. Y para comprender la singularidad del edificio segoviano, hemos de compararlo con otras plantas similares que han sobrevivido, lo cual ha motivado nuestro viaje de investigación hasta Rumania.

     Como esperábamos, los estudios in situ han comprobado que la mecanizada ceca de Nagybánya, aunque seis años más antigua que el Real Ingenio, es más pequeña y sólo conserva edificios de 1739 y 1782.  Es más, y de gran importancia comparándola con el Real Ingenio, no conserva resto ni traza alguna de su sistema hidráulico.  En cambio, el Real Ingenio es más grande y conserva sus edificios originales desde 1583 así como su primitivo azud y caz.

 HISTORIA DE LA CECA

     La Ceca húngara de Nagybánya comenzó acuñando moneda a martillo en el siglo XIV, a juzgar por las piezas conocidas hoy.  A partir de 1411 hay documentos que dan fe del derecho que tuvo la ciudad para acuñar moneda.   Además de monedas de plata y oro, en 1455 se comienza la acuñación de moneda de cobre.  Es el mismo año que en Segovia Enrique IV inaugura su nueva ceca de martillo.  Entorno a mediados del siglo XV, Nagybánya era la segunda ceca en importancia de las cinco que había en Hungría, después de la de Körmöcbánya (hoy, Kremnica, Eslovaquia).  Se labraba gran cantidad de moneda de oro en Nagybánya mientras que Kremnica se dedicaba más a la moneda de plata.  La Ceca estuvo en parte del castillo, intramuros de la ciudad, a la orilla del río Sasar, al parecer en el mismo emplazamiento que la posterior ceca hidráulica.

     En 1579, la ceca fue equipada con ingenios de acuñar por laminación.  Se construyó entonces un azud en el río para desviar cierto caudal de agua hacia la Ceca mediante un caz donde se situaban las ruedas hidráulicas.  Hoy en día, no se aprecia restos algunos del caz, pero parece que el azud puede haber estado donde hay  un pequeño dique en el río unos 300 metros río arriba de la ceca, y justo debajo del puente de la calle Industriei.  Es más, el río a su paso por toda la ciudad ha sido canalizado artificialmente, lo cual ha borrado por completo la antigua fisonomía del entorno  También es posible que se borraran las huellas de los canales cuando el edificio actual fue construido en 1739 o en la ampliación posterior de 1782.  Para estas fechas es probable que se hiciera la  acuñación en prensas de volante.  El terreno entre los edificios existentes hoy y la orilla del río tampoco revela restos del caz ni traza de dónde podrían haber estado situadas las ruedas hidráulicas.

     La importante Ceca húngara de Nagybánya continuó acuñando moneda hasta 1851.  En dicho año ocurrió un incendio fortuito que interrumpió las labores y marcó el fin de la producción.  La ciudad de Nagybánya pertenece a la región de Hungría que fue transferida en 1919 al Reino de Rumania, pasando entonces a llamarse Baia Mare.

 LA CECA HOY

     La antigua Ceca de Nagybánya consiste hoy en una serie de edificios del siglo XVIII situados alrededor de un largo patio central.  El complejo tiene forma rectangular y se extiende unos 150 metros de este a oeste y 50 de norte a sur.  El río Sasar fluye de este a oeste a unos 10 metros de la fachada norte del complejo.  El centro histórico y la gran Plaza de la Libertad, se encuentra a unos 150 metros al sur de la ceca.  El edificio que discurre al lado del río tiene dos niveles y podemos decir que es el principal.  Su planta baja está marcada por doce grandes arcos en el exterior que señalan las salas abovedadas en el interior del edificio donde estaban las máquinas y los departamentos de la acuñación.  Los demás edificios contenían almacenes y oficinas.

     Hoy el edificio del siglo XVIII de la Casa de Moneda de Nagybánya alberga el Museo de Arqueología de la región de Maramures, de la cual Baia Mare es ciudad capital.  Hay escasísima, por no decir nula, información en el museo sobre el pasado industrial del edificio.  Quizás sea el testimonio más contundente de su pasado el nombre de la calle –Monetariei- donde se sitúa la antigua fábrica con los números 1 y 3.  Otro testimonio es la puerta metálica del tesoro en uno de los pasillos del museo, con su rótulo Tezaur.  En las vitrinas se muestra algunas monedas al azar y un pequeño troquel a martillo, siempre en el contexto de las exposiciones arqueológicas.  No existen herramientas o máquinas de la ceca.

     Sorprende que con tan larga y dilatada trayectoria como Ceca, no haya ni siquiera un panel de descripción de la historia del edificio en el museo.  Esta carencia se debe probablemente a que el museo que alberga el edificio es de arqueología rumana mientras que la historia de la Ceca es enteramente húngara.  Desde la última acuñación en 1851 hasta que la ciudad pasara a pertenecer a Rumania en 1919, transcurrieron 68 años, suficiente tiempo para que todo pasara al olvido.  La segunda guerra mundial dejó sus huellas así como acontecimientos posteriores.  El gobierno comunista de Rumania cayó en la revolución de diciembre de 1989 con la ejecución del dictador Nicolae Ceausescu.  Desde 2007 Rumania es estado miembro de la Unión Europea.  Cabe pensar que historiadores húngaros y otros podrían colaborar con las autoridades rumanas en un proyecto europeo muy interesante para devolver la historia a esta importante pero olvidada casa de moneda, hermana del Real Ingenio de Segovia.

 LA CIUDAD Y EL RÍO

     Baia Mare está situada a 228 metros de altura (748 pies) con una población de 149.735 habitantes.  Se encuentra en un entorno pintoresco al pie de las montañas Gutai y Ignis, con picos de hasta 1.400 metros.  La ciudad tiene un pequeño centro histórico muy agradable donde se encuentra la Ceca, pero lo demás de la urbe es moderno y contiene muchas estructuras descuidadas de los años 60 y 70s.  Hay una amplia zona industrial-minera muy próxima a la ciudad, que resta belleza al entorno urbano y natural. La minería ha sido durante siglos, y sigue siendo, el motor de la economía local. 

     El río Sasar que pasa por el centro de Baia Mare es conocido localmente como “el río muerto”.  Sus aguas, que antes movían las ruedas hidráulicas de la Ceca, están hoy altamente contaminadas no solo por llevar aguas residuales urbanos sin tratar, sino también por arrastrar químicos tóxicos provenientes de la industria minera, incluyendo cianuro, arsénico y plomo.  En el año 2000 un vertido accidental de 100 toneladas de cianuro y metales pesados en el río motivó a la Organización Mundial de la Salud a calificar la zona de “alto riesgo para la salud”.  La ciudad esta coronada por la chimenea de la fabrica de Fundiciones de Cobre Phoenix, de 351 metros de altura, la estructura más alta de Rumania y la tercera chimenea más alta de Europea, que tiene esta altura precisamente debido a sus humos contaminantes.  

     Glenn Murray (11-aug-2009) 

 

 

FRIENDS OF THE SEGOVIA MINT ASSOCIATION  © 2009